Documento del mes

PRESENTACIÓN


Los archivos son los depositarios de la memoria de los pueblos, por lo tanto la divulgación de sus fondos contribuye a la recuperación de la misma. Por ello el Archivo Municipal de Plasencia pretende acercar a los ciudadanos el patrimonio documental placentino a través de pequeñas muestras mensuales de documentos municipales, testimonios de nuestro pasado que nos irán ilustrando sobre aspectos inéditos o menos conocidos de nuestra historia.


DOCUMENTO DEL MES. MAYO 2019.


10 de mayo-2 de julio de 1934.


EXPEDIENTE A INSTANCIA DE LA AGRUPACIÓN DEPORTIVA PLACENTINA EN SOLICITUD DE TERRENOS PARA ZONAS DEPORTIVAS EN EL PARQUE DE GABRIEL Y GALÁN (actual Parque de la Coronación)


Archivo Municipal de Plasencia.



NOTA HISTÓRICA


Los inicios del deporte moderno en España se fraguaron entre 1870 y 1931 por influencia de Inglaterra, donde a lo largo del siglo XIX este se había ido organizando en torno a clubes y federaciones deportivas. En un principio era practicado por la clase alta y la burguesía, pero pronto se difundió a nivel popular.


En Plasencia, según se desprende de la prensa decimonónica, su práctica se inició más tarde. Del auge del ciclismo nos daba cuenta El Eco de Plasencia del 10 de octubre de 1895, al informar de la instalación en la Fortaleza de una “Academia velocipédica, donde se entregan al aprendizaje de tan agradable y útil deporte muchas personas distinguidas de la sociedad placentina”. A continuación se daba noticia de un accidente de unos jóvenes ciclistas provocado en la carretera de Trujillo por un palo de telégrafo atravesado en el camino “por una mano salvaje”.


El mismo periódico del 30 de octubre de 1895 nos hablaba del aumento de la afición a la bicicleta “contándose ya por decenas los que se han aficionado a este moderno deporte en Plasencia”, y daba cuenta de estar muy concurrida la Fortaleza en la cual se había instalado la “Academia Velocipédica” de don Patricio Jara. La importancia que había ido adquiriendo el ciclismo en Plasencia lo denota que en este mismo rotativo se anunciaba la farmacia de Rosado con “El Botiquín del Ciclista”,  preparado para poder llevarlo en el maletín de la bicicleta para las urgencias de los ciclistas.


La introducción de este deporte entre la juventud placentina debió de proseguir pues el periódico La Región del 6 de octubre de 1914 informaba que los Boys Scouts placentinos iban a crear una sección de ciclistas.


A partir de los años 20 otros deportes se fueron implantando, entre ellos el fútbol, destacando el equipo y campo de fútbol del colegio de San Calixto.


El dinamismo social que se produjo en la II República igualmente se traspasó a las actividades deportivas. Las juventudes con este tipo de inquietudes  también se organizaron colectivamente para conseguir del Ayuntamiento espacios donde poder practicarlo. Así, en el Archivo Municipal se custodian una serie de documentos que nos reflejan esos aspectos.


En este sentido el documento de este mes nos muestra la falta de instalaciones deportivas en Plasencia, y la necesidad de disponer de ellas para estar federados y poder competir oficialmente, asunto que motivó a la recién creada Agrupación Deportiva Placentina[1] a solicitar terrenos del Ayuntamiento en el Parque de Gabriel y Galán (actual Parque de la Coronación). Del plano que se adjuntaba se desprendía la intención de construir un campo de “balón-pie”, una pista de “tennis”, otro campo de “balón cesto”, una “pista-carreras”, vestuarios con duchas, gradas y palcos. El Ayuntamiento no contestó, según se infiere del expediente ya que en julio del mismo año el presidente de esta Agrupación pedía la resolución del mismo. Este proyecto inicial, con tanta visión de futuro, ha sido retomado en parte por el Ayuntamiento a principios de este siglo al construir en el parque citado diversas instalaciones deportivas.


Otros documentos del Archivo Municipal testimonian la estructura asociativa deportiva que imperaba en esos momentos.


Precisamente en enero de 1932, un grupo de jóvenes placentinos de diferentes profesiones, dispuestos a formar una sociedad “dedicada única y exclusivamente al desarrollo del deporte y en especial Football, Tennis y Boxeo”, se dirigían al Ayuntamiento requiriendo un terreno para poder constituirse como tal sociedad, al carecer la ciudad de lugares aptos para la práctica deportiva, por lo que solicitaban para estos fines el Parque de San Antón, al ser de propiedad municipal.


En este sentido, en mayo de 1933, otro grupo de vecinos placentinos solicitaba permiso al Ayuntamiento para botar, sin canon municipal, una piragua de recreo con el fin de “fomentar la afición a los deportes de natación y remo” concediéndose por el Ayuntamiento con la condición de que no se emplease para pescar o se alterase el curso de las aguas.


También en mayo de 1933, Agustín Ramos Sánchez y Felíx Macías, presidente y secretario respectivos de la “Directiva de Foot-ball La Constancia”, demandaban una subvención para celebrar un partido de futbol entre su equipo y otro forastero en las ferias. La Comisión de Festejos del 5 de junio de ese año no pudo incluir el partido de futbol por tener ya ultimado el programa de las mismas.


Los aficionados al ciclismo pudieron disfrutar de la Primera Vuelta Ciclista a España al pasar esta por Plasencia el 14 de mayo de 1935.


La secular carencia de instalaciones deportivas obligó a diversas asociaciones a solicitar la plaza de toros para realizar cursos de gimnasia y atletismo. Justamente en agosto de 1935 Jesús Moreno Bodeguero, secretario de la Agrupación Deportiva Placentina, y la Juventud de Acción Popular requerían, cada uno por separado, la plaza de toros para dar un “curso de gimnasia educativa para adultos y nociones de atletismo”, ya que se carecía de locales adecuados para ello, especificando la Juventud de Acción Popular que los ejercicios gimnásticos se realizarían de 6 a 7 de la mañana en días laborables, durante los meses de agosto hasta octubre. La Comisión Gestora Municipal otorgó la plaza de toros, condicionada a que no se crease derecho alguno y se respondiera de los daños ocasionados. También la agrupación de la Juventud Socialista de Plasencia pidió en marzo de 1936 el coso taurino para poder dar en ella cursos de gimnasia, concediéndose en ese mismo mes el permiso municipal “durante dos o tres horas diarias”, con las mismas condiciones ya señaladas anteriormente.


De nuevo en abril de 1936 el secretario de la Agrupación Deportiva Placentina, Jesús Moreno Bodeguero, requería ayuda económica para organizar una carrera ciclista de 40 kilómetros “para neófitos”, cuyo presupuesto ascendía a 300 pesetas,  carrera que había de “reportar un gran avance deportivo y aumento de entusiasmo en nuestras Juventudes”, incluyendo en dicha instancia el proyecto de Vuelta Ciclista, con salida desde el Parque de San Antón o desde la plaza de la República, dirigiéndose a Plasencia-Empalme, y de allí a Malpartida de Plasencia, pasando a la Carretera de Jaraíz de la Vera, destacándose que este último tramo era la verdadera prueba de la carrera al tener “cuatro cuestas de mediana importancia”, una vez pasadas estas, se bajaría a Plasencia y se iría por la Puerta Talavera con dirección a la Avenida de Canalejas (actual avenida Juan Carlos I), finalizando en la plaza de República, donde estaba la meta.


La Guerra Civil interrumpió en gran parte estas actividades deportivas, entre ellas la Segunda Vuelta Ciclista a España, que estando programada no llegó a celebrarse. Hasta el año 1941 no se celebró la Segunda.


La secular carencia de instalaciones deportivas municipales va a persistir hasta que en los años setenta se construyó la Ciudad Deportiva Municipal, a la cual le han seguido después otras muchas instalaciones por los barrios de la ciudad.


 


[1]  La Agrupación Deportiva Placentina se constituyó a finales de 1933. Admitía socios desde los diez años sin distinción de sexos .FLORES DEL MANZANO, F. (2018): La Segunda República en Plasencia y su entorno (1931-1936). Ayuntamiento de Plasencia, p. 216.